Smoking con chaleco de Dolce & Gabbana

Se acercan las cenas de Fin de Año y Reyes, y en estas ocasiones la prenda más adecuada y que no debe de faltar en el armario masculino es el smoking. Su uso está asociado a la noche y a la celebración de fiestas y eventos destacados.

El smoking es una de las maneras más elegantes de vestir para un hombre, pero su historia es algo desconocida. Todo comenzó en el siglo XIX cuando el entonces Príncipe de Gales, Eduardo VII, pidió a los sastres de Henry Poole & Co que le diseñaran un traje con el cual pudiera verse elegante y sentirse cómodo al mismo tiempo. Poco a poco este traje se ha ido modificando hasta llegar al que conocemos actualmente.

1El smoking está confeccionado en lana fría.

La chaqueta puede ser tanto cruzada como simple; la chaqueta simple será con un sólo botón, puede llevarse abierta o cerrada. ¿Cuál es la diferencia entre una chaqueta y otra? La cruzada resulta menos formal que la simple, por el hecho de tener que llevarla siempre cerrada no permite  el uso de chaleco y fajín. Las solapas de la chaqueta deben ser negras y pueden terminar en punta o redondeadas, con un ojal practicable en la solapa derecha.

¿Chaleco o fajín? La elección puede ser bastante personal; lo recomendable es usar el chaleco si la chaqueta lleva solapas de punta, y el fajín para chaquetas con la solapa redondeada.

La camisa debe ser de hilo, piqué o popelín blanco con puños dobles para vestir gemelos.

El pañuelo de bolsillo o pochette, es totalmente opcional, de llevarlo debe ser de hilo o algodón, el protocolo estricto exige que sea blanco, asomando discretamente en paralelo al bolsillo de la chaqueta  y doblado en cuadrado. Aunque la tendencia más trendy anima a usar pañuelos de seda en estampados si la chaqueta es de terciopelo de color.

2

La pajarita es obligatoria: no hay otra opción.

Los zapatos siempre negros con calcetín de hilo negro y lisos.

3

Si necesitamos llevar un abrigo vestiremos un chesterfield overcoat con una bufanda de seda blanca.